Diseños de cocina antiguas

Diseños de cocina antiguas

Aunque la tarea de cocinar requiere vocación y una cierta predisposición en la persona que se dedique a ellas, es evidente que contar con una estancia adecuada y con una bella decoración siempre constituye una invitación. En efecto, resulta difícil resistirse a la tentación de ponerse a cocinar sabrosos platos cuando la cocina es amplia, acogedora y su aspecto evoca el encanto de las cocinas antiguas tradicionales donde preparar la comida era no solo un placer, sino también un arte.

Los estilos rústicos se adaptan maravillosamente a este tipo de estancias, donde podemos colocar alacenas y bajo mesadas de madera antiguas, pero para esta decoración es indispensable disponer de espacio suficiente, pues si se intenta adaptar amoblamientos de cocina antiguos a las pequeñas superficies modernas, el resultado puede ser antiestético e incómodo.

El foco dominante del ambiente puede ser una gran mesa central que se podrá utilizar indistintamente para desayunos familiares en días de fiesta o cenas relajadas, y con una cómoda superficie para el trabajo culinario, el resto del mobiliario, preferiblemente de madera, pero también de contrachapado o cristal, consistirá en armarios, alacenas de cocina, estanterías, un mueble-despensa tradicional y quizás alguna cómoda.

muebles-de-cocina-rusticas
Estéticamente, aunque esto acarreara unos trabajos de limpieza más minuciosos, es aconsejable que este tipo de elementos sean abiertos y dejen a la vista la belleza de la vajilla antigua de porcelana, una fuente de frutas frescas dará una agradable sensación de familiaridad, una artesanal cesta de mimbre llena de pan o un completo juego de frascos con diferentes especias, todo en un simple y estudiado desorden.

También dotará a la estancia de un cálido atractivo colgar en una pequeña barra de madera, ollas, espumaderas, cuencos de madera, sartenes y cazuelas de cobre que queden casi suspendidos en el aire. Pero tampoco hay que asociar el confort de un ambiente que nos transporta a la naturalidad de épocas pasadas más agradables, con el desprecio de la tecnología moderna, una solución original es camuflar los electrodomésticos, cocinas empotradas, lavavajillas o microondas bajo estructuras de falsos armarios hechos a medida.

La unión con la naturaleza y las reminiscencias campestres se establecen también con colores de cocinas en tonos cálidos que recuerden a la tierra, complementaremos con un mantel de tela gruesa de lino o algodón a cuadros evocando las típicas cocinas antiguas con una estética rústica, donde la calidez y el diseño reinan en el lugar.

Share this post